LUZ SOLAR

Verano e Invierno.

En Verano

El interior queda totalmente protegido mediante un dispositivo de protección interior o exterior. El exceso de calor se ve reflejado, dejando el interior a una temperatura más fría. La combinación del factor solar (g) del vidrio y la protección solar de la cortina debe optimizarse para alcanzar las necesidades de reducción de aporte energético y gestión de luz. Un sistema de protección solar situado en el exterior es una solución efectiva para limitar las ganancias de energía. El sol incidente queda reflejada antes de alcanzar la ventana. Sin embargo, también existen sistemas de interior que limitan la absorción y reflejan el sol hacia fuera.

En Invierno

Durante el día, el calor que ha entrado por las ventanas se acumula dentro de la vivienda. Los dispositivos de protección pueden recogerse cuando la vivienda no está ocupada, o cuando no hay deslumbramiento. Por la tarde, cuando el sol deja de calentar la vivienda y la temperatura exterior baja, el calor queda atrapado en el interior. Los dispositivos de protección solar deben bajarse. La combinación de la transmitancia (U) del vidrio y la protección solar debe ser lo más baja posible.

La unión de doble vidrio más protección externa es la solución efectiva. Asimismo, los dispositivos orientables también ayudan a aislar la ventana. Una fachada integrada permite regular el intercambio térmico en todo momento. Regula las funciones de “aporte solar” y “mantenimiento del calor”, permitiendo calentar o enfriar el ambiente de forma inteligente.

VERANO E INVIERNO
WhatsApp chat